Páginas

Como Quitar el Mal de Ojo, Segunda Parte

Como quitar el mal de ojo (2ª parte)

¿Y qué podría ocurrir si ellos continuara afectándonos? Llegaría a desembocar al mar de nuestro cuerpo físico produciéndonos malestares tales como profundos dolores de cabeza, vómitos u otros síntomas.

Como Quitar el Mal de Ojo, Segunda Parte
El mal de ojo es el producto de una reacción negativa con la única finalidad de dañar y perjudicar a determinadas personas con el solo objeto de arruinarnos física y psíquicamente. Tal actividad es un ataque contra nuestro ser, y por tanto requiere una pronta y contundente defensa. En este blog se indicarán las distintas formas en que puede repercutir el mal de ojo, pero pondremos especial énfasis en las defensas contra sus ataques, así como los rituales y plegarias necesarias para enfrentarnos a tal enemigo que, consciente o inconscientemente, nos perjudica a nosotros, a nuestra familia y a nuestros negocios.

Si embargo, entendemos que la mejor defensa posible hacia el mal de ojo es que nuestras actitudes sean correctas. Es decir, no hacer a los demás lo que no querríamos para nosotros mismos.

Aprende todo lo relacionado a como quitar el mal de ojo


Y sobre todo, en ningún caso, debe perderse la calma, la serenidad o llegar a estados de angustia, inquietud, ni permitirse ningún tipo de depresión o estado nervioso, porque entonces se perdería parte de nuestras energías internas que son, precisamente, las que necesitamos para quitar el mal de ojo y nuestro agresor.

En viejos tratados de tradiciones populares, se dice que durante un bostezo hay que taparse la boca, pues podría penetrar dentro de nuestro cuerpo un espíritu maligno. Curiosamente, cuando una persona bosteza, por cansancio o sueño, quien está a su lado también lo hace, y esto se produce porque se crea "un hurto" de energía entre las dos personas.

En la Edad Media, se empleaba la técnica del espejo, que consistía en enseñar un espejo al enemigo que, al verse éste reflejado, se agrietaba tirándolo al suelo, rompiéndose en varios pedazos y de este modo se creía que se había destruido la imagen del agresor o enemigo.