Páginas

Como Quitar el Mal de Ojo Voluntario y Protecciones

Como quitar el mal de ojo,Mal de ojo voluntario

El mal de ojo realizado a conciencia es el mal de ojo que se practica con toda la mala intención y que está dirigido a otra persona o bien a las reses o ganado como se hacía originariamente desde el principio de las civilizaciones.


Como Quitar el Mal de Ojo Voluntario y Protecciones
Este mal de ojo voluntario tiene la maldad y la amargura de ser realizado por seres despreciables en los cuales anida un nivel evolutivo bajísimo y grosero como calificarían los verdaderos ocultistas. Los practicantes del mal de ojo voluntario son seres primitivos, en los cuales la conciencia no ha evolucionado ni dos de´cimas, y que no saben diferenciar lo justo de los que no lo es, ni lo bueno de lo malo.

Son personas para las cuales todo son dudas y obscuridades. No manoseemos con nuestros pensamientos aquella causa por la cual son así estas personas, tan primitivas, llenas de ira, gula, lujuria y ascuas de envidia, celos y concupiscencia animal. La realidad es que están viviendo en nuestro siglo, pero su cerebro está a medio millón de años de distancia. Dejemos ahora esta cuestión ya que es muy incomprensible para nuestro entender humano.

Sabemos que el mal de ojo es voluntario cuando desencadena en nosotros más de cuatro ó cinco síntomas negativos como que antes apuntábamos. No se conforman con cosas banales o pueriles y en general atacan de frente la parte más sensible y delicada de nuestro ser. Incluso el ataque puede ser tan duro que haga tropezar a la persona en sus más firmes convicciones y creencias, o herirla pasionalmente, o sentir el acero de las más bajas pasiones. En fin, las cosas y los hechos más desafortunados cabría poner dentro de la actuación del mal de ojo voluntario, aunque la denominación más apropiada sería la de ser calificada como de magia negra.


Como quitar el mal de ojo. Protecciones para el mal de ojo


Aquí sí que no podemos distraernos un momento y actuaremos de inmediato. Y por tanto, seguiremos al pie de la letra todas y cada una de las recomendaciones anotadas como protecciones simples y, además, durante tres meses depositaremos 10 ó 20 gramos de sal gruesa en cada uno de los vértices de cada habitación de nuestra casa.

En un incensario grande pondremos un carbón encendido y encima de éste colocaremos incienso Katar litúrgico. Mientras dure el incienso y el carbón, la persona atacada con el mal de ojo deberá estar sentada, de pie o arrodillada, según mejor se encuentre, y repetirá tres veces la siguiente frase: "Que Dios te ampare, y de mí te separe".

En el siguiente artículo seguiremos con este interesante tema.